La adquisición del tercera pick del draft ha sido toda una declaración de intenciones por parte del cuerpo técnico de los Jets de Nueva York. Escalar tres posiciones en el draft (del sexto pick al tercero) le ha costado al equipo cuatro rondas (tres de este año y una del siguiente) por lo que todos se están preguntando, ¿quien va a ser el elegido en este tercer pick?

Después de renovar al quarterback Josh McCown y de llegar a un acuerdo con el agente libre Teddy Bridgewater, ambos por un único año, está claro que los Jets están buscando un QB franquicia, alguien decisivo y eficaz que pueda liderar al equipo durante mucho tiempo.

Esa búsqueda nos lleva a Sam Darnold (USC), Josh Rosen (UCLA), Baker Mayfield (Oklahoma) y Josh Allen (Wyoming), jugadores con mucho potencial para ser considerados decisivos a largo plazo. Con estas opciones y aunque Cleveland Browns y New York Giants (pick 1 y 2) se decantasen por un quarterback en la primera ronda, Jets tendría todavía dos candidatos para incorporar a la plantilla con su tercer pick. Esto daría sentido al cambio con Indianapolis Colts ya que Jets de esta forma se asegura incorporar unos de los cuatro quarterbacks con mejor trayectoria de este draft 2018. Con su anterior pick (el sexto) podrían haber tenido opción de aspirar a uno de ellos pero todo dependería de la elección de los primeros cinco equipos. De esta forma y como ya hemos dicho, se aseguran escoger entre al menos dos de ellos.

Otros jugadores a tener en cuenta en el caso de no escoger un quarterback en la primera ronda son el runningback Saquon Barkley (Penn State), el línea defensivo Quenton Nelson (Notre Dame), el defensive end Bradley Chubb (NC State) y los defensive back Minkah Fitzpatrick (Alabama) y Denzel Ward (Ohio State). Todos ellos son jugadores muy bien valorados y que sin duda serían de gran ayuda.